Aprende a prevenir un segundo infarto siguiendo estos hábitos

Cambiar la alimentación y hacer ejercicio de manera constante puede ayudar a cuidar la salud cardiaca.

¿Sabías que es posible prevenir la principal causa de muerte en el mundo? Según la Fundación Española del Corazón, el 90% de los infartos al corazón se puede evitar si se ponen en práctica ciertos hábitos y medidas saludables. Estos cambios son claves para aquellas personas que ya han sufrido accidentes cardio vasculares pues les permitirán mantener los niveles adecuados de colesterol y azúcar, causantes de los infartos.

Una práctica saludable no es solo evitar el consumo de bebidas azucaradas o de grasas, por ejemplo. Tampoco lo es solo caminar algunas cuadras al día o pedir una hamburguesa y acompañarla con agua y no con gaseosa. Al final estas son solo maneras de engañarse a sí mismo, pero no de engañar al corazón.

Un estudio realizado por Ipsos para Bayer evidenció que las personas desconocen todos los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares. No saben que más allá de la mala alimentación y el sedentarismo, condiciones como la hipertensión, la diabetes, el colesterol alto o el hábito de fumar aumentan las posibilidades de sufrir un infarto.

Por ello, para comenzar un plan de acción que permita prevenir los infartos, es necesario seguir algunos hábitos. Estos son algunos de los recomendados por los expertos.

Dejar de fumar

Quienes fuman tienen tres veces más riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular en comparación con el resto de la población, según la Fundación Española del Corazón. Además, el consumo de tabaco (en cualquiera de sus formas) aumenta el riesgo de muerte en las personas que sufren de hipertensión, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En su estudio Prevención de las enfermedades cardiovasculares. Guía de bolsillo para la estimación y el manejo del riesgo cardiovascular, la OMS ha revelado que dejar de fumar reduce la presión arterial y, por lo tanto, disminuye la mortalidad por enfermedades cardiovasculares. Definitivamente, dejar de fumar es esencial para quienes quieren prevenir un infarto, así lo asegura la Policlínica de Barcelona (España), que tras un estudio, encontró que después de 15 días de dejar el cigarrillo la presión arterial alcanza un nivel normal y la frecuencia cardiaca disminuye, favoreciendo así la salud del corazón.

Hacer ejercicio

Dos de los principales factores que pueden causar un infarto son el sedentarismo y la obesidad, y estos son problemas que pueden combatirse con la práctica regular de ejercicio físico. Según la OMS, la actividad física es esencial para el control del peso y el equilibrio calórico.

Además, si el corazón trabaja a intensidad óptima y de manera constante se favorecerá la circulación y la oxigenación de la sangre. Esto puede prevenir el desarrollo de enfermedades como la hipertensión arterial y ayudar a reducir el colesterol, otros dos causantes de enfermedades cardiovasculares.

Comer sano

Dos de los factores de riesgo cardiovascular más preocupantes son la diabetes y la obesidad; ambas condiciones están relacionadas con la mala nutrición, según explica Enrique Galve, presidente de la sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardíaca de la Sociedad Española de Cardiología.

Por esta razón, ahora que vivimos en un mundo cada vez más dominado por la comida rápida y los productos precocinados, es esencial tener una alimentación sana. Lo más recomendable es apostar por una dieta mediterránea, basada en verduras, frutas, legumbres, frutos secos, pescado y aceite de oliva. También es importante limitar el consumo de sal, bebidas azucaradas y carnes rojas.

Estas modificaciones en la dieta son muy importantes especialmente para aquellas personas que ya han sufrido un accidente cardiovascular, pues contribuyen a mantener el corazón sano.

Relajarse

Al estrés se le considera como el disparador de múltiples enfermedades cardiovasculares, entre ellas el infarto sintomático o asintomático. El estrés también está asociado a la hipertensión arterial y a las arritmias malignas. Por tanto, tener una vida tranquila y libre de estrés también es clave para prevenir un segundo infarto. Recuerda que es necesario evitar llevar a tu corazón a situaciones extremas de estrés, mantener la calma hace parte protegerlo y ayudarlo a funcionar correctamente.

Cómo y cuánto afecta el estrés depende de cada persona y de cómo lo enfrente, de acuerdo con el cardiólogo Alberto Cordero, del hospital San Juan, de Alicante. En cualquier caso, es conveniente cambiar de hábitos para desestresarse. Para ello es ideal hacer alguna actividad física, porque estimula la producción de endorfinas que provocan sensación de bienestar. También es beneficioso llevar una dieta saludable y dormir más, según la Asociación Estadounidense de Psicología.

Utilizar los medicamentos a tu favor

Las personas suelen asociar la salud con palabras como alimentación, tranquilidad, bienestar, mente, vida e, incluso, médicos, pero no con medicamentos. Sin embargo, y aunque muchos no lo saben, medicamentos como la Aspirina® 100 pueden ayudar a cuidar el corazón, pues pueden contribuir a prevenir segundos infartos e, incluso, accidentes cerebrovasculares.

Si se toma regularmente, la Aspirina® 100 puede ayudar a reducir hasta en un 30% el riesgo de un segundo ataque al corazón. Datos clínicos han demostrado que la Aspirina® en dosis bajas puede ayudar a prevenir la recurrencia en personas que ya han sufrido un infarto de miocardio o un derrame cerebral; así lo afirma Robert Temple, subdirector de Ciencias Clínicas de la Administración de Alimentos y Medicamentos del gobierno de Estados Unidos.

Si bien la Aspirina® es un medicamento preventivo de uso extendido, es importante que antes de seguir cualquier tratamiento que involucre fármacos se consulte previamente con un médico para evaluar las ventajas y los riesgos de su consumo.

La probabilidad de sobrevivir a un paro cardiaco es de apenas un 5%, según Ignacio Fernández Lozano, secretario general de la Sociedad Española de Cardiología. Por ello es vital poner en práctica lo antes posible estos hábitos saludables para reducir la posibilidad de sufrir un segundo infarto.

Bibliografía:

Tabaquismo. Fundación Española del Corazón. (Sin fecha). Link: http://www.fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/fumar-tabaco-tabaquismo.html

El consumo de tabaco y la hipertensión aumentan riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular. Organización Mundial de la Salud (2013). Link: https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=8762%3A2013-el-consumo-tabaco-hipertension-aumentan-riesgo-muerte-enfermedad-cardiovascular&catid=1443%3Aweb-bulletins&Itemid=135&lang=es

Prevención de las enfermedades cardiovasculares. Guía de bolsillo para la estimación y el manejo del riesgo cardiovascular. Organización Mundial de la Salud (2008). Link:
www.who.int/publications/list/cardio_pocket_guidelines/es/

10 datos sobre la actividad física. Organización Mundial de la Salud (2017). Link: http://www.who.int/features/factfiles/physical_activity/es/

El 90% de los infartos se pueden prevenir con hábitos de vida saludables. Somos pacientes (2013). Link: https://www.somospacientes.com/noticias/varios/el-90-de-los-infartos-se-pueden-prevenir-con-habitos-de-vida-saludables/

El estrés en las enfermedades cardiovasculares. Libro de la salud cardiovascular. Dr. Cesáreo Fernández Alonso (2009). Link: https://www.fbbva.es/microsites/salud_cardio/mult/fbbva_libroCorazon_cap66.pdf

Estrés y riesgo cardiovascular, ¿cómo se relacionan? Fundación Española del Corazón (2015). Link: http://www.fundaciondelcorazon.com/corazon-facil/blog-impulso-vital/2735-estres-y-riesgo-cardiovascular-icomo-se-relacionan.html

Comprendiendo el estrés crónico. American Psychological Association. (Sin fecha). Link: http://www.apa.org/centrodeapoyo/estres-cronico.aspx

Cómo evitar los infartos: consejos para que no te pase como a José Coronado. El Confidencial. Adrián López (2017). Link: https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2017-04-18/como-evitar-ataque-al-corazon-infarto-jose-coronado_1368049/

¿Puede una Aspirina® al día prevenir un ataque cardiaco? U.S Food & Drug Administration (2014). Link: https://www.fda.gov/ForConsumers/ConsumerUpdates/ucm395951.htm

Aspirina® 100 en la prevención Cardiovascular. Aspirina® 100. (Sin fecha). Link: https://www.aspirina100.com.co/corazon-sano/salud-cardiaca/aspirina-100-en-la-prevencion-cardiovascular/

Dosis: Una tableta diaria o según recomendación facultativa. Advertencias y precauciones: No usar en personas alérgicas o sensibles al ácido acetilsalicílico otros AINES; menores de 16 años, embarazadas, lactantes, polimedicados y/o ancianos y recién vacunados. Evitar usar con otros AINES, anticoagulantes, antes o después de cirugía o con alcohol. Historia de úlceras, sangrado o perforación gastrointestinal; pacientes con insuficiencia cardiaca, renal o hepática, o discrasias sanguíneas. RS EE-0879.

L.PE.MKT.CC.10.2020.0794